domingo, 31 de agosto de 2008

Volvemos a empezar

Ayyyy. ¿Dónde quedan ahora esos nervios cuando contaba los días que me quedaban para irme con cuentagotas?¿dónde está ese miedo al inglés?¿y el de volar?... en fin. Ya es historia, ahora todo se resume a experiencias increíbles, recuerdos inolvidables y un puñado de fotos.
Hace dos semanas que estaba en Grecia y aún tengo sabor a musaka y a iogurt, oigo el sirtaki en mi mente, siento el olor a salnitre de esas playas de arena blanca y aguas cristalinas, aún pienso en inglés y por supuesto todavía tengo dolor de cabeza por culpa del viento.

No tengo palabras para explicar lo que vi y viví, así que mejor lo muestro con 4 fotos:

La primera es el Partenon (en obras), la segunda es parte del grupo con el que estaba, la tercera es mi pierna con agua hasta las rodillas para demostrar lo limpia que estaba el agua y la cuarta es una de las paradisiacas playas.
Aunque no puedo irme sin hacer una mención especial al avión con el que fui. Todo fue bien, un viaje tranquilo (el viaje, que no yo, ojo)... pero es que me quedé a cuadros cuando vi el avión. Volé con vueling y todos sus aviones son amarillos y grises... pues bien, des de el Aeroport del Prat, en Barcelona, me encuentro con esto:

Imaginad: Una persona que le aterra volar y se encuentra con tal demoníaco artefacto, tuneado con semejante decoración "surrealista"... Y el interior, en la cabina, no era menos, los asientos eran de colorines. La responsable de esto se llama Pepa Prietto, a la que vueling contrató junto con otro artista para que les tunearan 2 de sus aviones. El resultado es... diferente.

A parte de eso, Vueling tiene la manía de poner nombres a sus aviones, nombres tan sugerentes como: "Quien no corre, vueling", "vueling que es gerundio", "vueling voy, vueling vengo", "no vueling, no party","be vueling my friend", "A vueling que son dos días"..., Pues bien el mío era un modelo Airbus A320-214 y su nombre era "Ain't no Vueling high enough" (traducido viene a decir: no hay vueling suficiente alto)... en fin, ¿qué voy a pensar de esta compañía?, que son unos cachondos y que gracias por hacerme el vuelo un poco más llevadero... Total en vueling todo es posible, ya no me sorprende nada.

Obsequio de mar: